El mismo año y en la misma ciudad en la que Velázquez superaba el examen que lo acreditó como maestro de pintura (marzo de 1617) nacía Bartolomé Esteban Murillo (diciembre de 1617).’

María Álvarez-Garcillán y Jaime García-Márquez

A través de las 19 pinturas seleccionadas (nueve de Velázquez, fechadas entre 1617-1619 y 1656, y diez de Murillo, datadas entre 1645-1680) que componen la muestra, los visitantes se reencontrarán con la inteligencia pictórica y el virtuosismo técnico de ambos maestros, y podrán conocer la relación y puntos de encuentro de los dos grandes maestros propiciados por la ciudad de Sevilla, tanto en el desarrollo de un lenguaje naturalista, como de los modelos iconográficos, o el singular modo de abordar la pintura de género.

Los préstamos de grandes museos internacionales y colecciones privadas tales como el Louvre, National Gallery, Meadows, Kunsthistorisches, The Frick Collection, Wellington Collection, Dulwich Picture, Nelson-Atkins, Museo de Orléans y el Fondo Cultural Villar-Mir, harán posible una innovadora reflexión sobre la relación y afinidades de dos genios de la pintura universal.